“TODO LLEGA, TODO PASA Y TODO CAMBIA”

Acabo de llegar de las pistas de atletismo de entrenar con mi gran amigo Juan Pedro Mora. Como en los viejos tiempos… series cortas con un sol abrasador finalizando la última serie a fuego con el lactato por las nubes. Como si no hubiese pasado el tiempo. Como si nunca me hubiese lesionado. Como si nunca hubiese pasado la temporada 2016-17 casi en blanco. Calentamiento y descalentamiento “arreglando el mundo” y poniéndonos al día de nuestras historias y la parte central del entrenamiento concentrados en sacar los ritmos. Nunca nos cansamos de estos entrenos…  los he echado tanto de menos todos estos meses… Por fin puedo decir que… “TODO PASÓ”.

Hace pocos días de mi mejor actuación en un Triatlón Olímpico. El JUST TRI CAMBRILS es uno de los triatlones más bonitos que he hecho y el cual repito cada año. Este año era aún más especial, era mi retorno a las competiciones tras 9 largos meses. Quería cerrar por fin la etapa más negra, deportivamente hablando, de mi vida… y, sinceramente, la cosa no pudo ir mejor. Este triatlón ha puesto punto final a mis temores, pero sobretodo ha servido para demostrarle a mi cabeza que pese a la grave lesión de espalda y pese a estar a punto de cumplir 41 años puedo ser aún más competitivo que antes.

Sábado 10 de Junio

Despertamos Laura y yo en Calella después del bodorrio de Marc (recién campeón del Ultraman de Motril) y Ester. Fuimos bastante “buenos” y lo único que tenemos hoy es mucho sueño… jejeje (por cierto, felicidades pareja, una boda genial). Los dos competimos en la distancia olímpica. Laura viene de su gran debut en la Challenge de Salou hace pocos días y yo vengo de 11 meses sin competir en triatlón. Mi cabeza es una gran incógnita en cuanto a rendimiento y a tolerancia de mi maltrecha sexta vertebra. Además, des del Club Esportiu I Run With Leiva, ya nos hemos encargado de calentar el que es “nuestro triatlón”… alguno lo llaman las WTS de Cambrils…jajajaja. Hay varios frentes abiertos y diferentes apuestas… Por un lado está el Boss, nuestro referente, creador de la Mareaverde… Jaume Leiva. Por mucho que él diga que no, juega en otra liga y es uno de los favoritos al triunfo absoluto de la prueba. Sería la “rueda perfecta” en el sector de bici, pero aunque no sea buen nadador siempre saca un plus de calidad que hace que no podamos seguirlo en el agua. Después estamos Simón y yo. Los dos estamos convencidos de ganarnos el uno al otro y el resto hace sus apuestas. La verdad es que para Simón es uno de sus objetivos y lo ha preparado a conciencia, pero yo confío plenamente en mí… jejejejejejeje. Si pierdo tendré que aguantar el chaparón. También están Xavi y Oscar, los jóvenes del Club. Entre ellos, aunque no saquen tanto pecho como Simón y yo, también tienen su particular guerra. Han mejorado muchísimo en este deporte y más que lo harán y ser un poco referente para ellos me llena de alegría. Xavi cree ciegamente en Simón y Oscar en mí… El cachondeo en la comida post-triatlón está servido…jajajajaja. José Luís lo tiene claro y su apuesta corre a mi favor!!!

Luego está el resto de la mareaverde… Jordi que con lo buen nadador que es seguro que nos encontramos en algún momento. Los incombustibles Roy y Javier. Y por último las féminas, María Ángeles con un ojo puesto en su segundo FULL de Vitoria y mi Laura (como me gusta compartir todo esto con ella).  En la modalidad sprint Silvia y Laia nos representan.

Entre sueño, nervios y dudas, junto mi hija Lucía, ponemos rumbo a Cambrils donde nos reuniremos con el resto de la mareaverde para recoger dorsales, charlar y cenar.

Domingo 11 de Junio

Como si de un Ironman se tratara, paso la noche dando vueltas y estoy en pie mucho antes de que suene el despertador. Estoy nervioso… como siempre, eso no ha cambiado…jejeje. Necesito tener mi bici en boxes con todo controlado e irme a calentar tranquilamente.

Pronto amanece y poco a poco se van llenando los boxes de gente. Se intuye un día espectacular, mar calmado y cielo despejado. La previsión es de muchísima calor y por eso me decanto por dos bidones de agua en la bici.

Después de correr unos minutos y saludar a muchos amigos y conocidos, me enfundo el neopreno y me dirijo a la salida.

Casi sin darnos cuenta suena la bocina. Esos momentos previos a saltar al agua los borraría de mis triatlones, lo vivo realmente mal.

Empieza la fiesta. Primeros metros sin golpes y controlando a Simón y Leiva. En la primera boya michísimos golpes y los pierdo.

Son dos vueltas de 750 metros con salida del agua. Nado bastante cómodo la primera vuelta y salgo junto a Simón, así que la segunda vuelta me limito a ir con él. Llegamos juntos a la larga T1 y nos encontramos con Xavi que ha salido antes del agua. Pulsaciones por las nubes y primeros metros de bici acabando de ajustar zapatillas a todo lo que dan las piernas. Mi cuerpo va al límite y las piernas me arden. Veo en el cuentaquilómetros el 40, 41, 42 Km/h. Espero que esto se calme y pueda coger el ritmo.

En seguida montamos una pequeña grupeta a un ritmo infernal donde me cuesta la vida dar relevos, eso es bueno porque vamos rápido y malo porque no sé si podré correr como quiero.

Adelantamos a Laura con una vuelta menos. Indescriptible la sensación de verla a lo lejos y darle ánimos en carrera.

Los inicios de vuelta (4 vueltas) son muy peligrosos y hay que ir muy concentrado. Escucho cada vez que paso la voz de mi hija pero no la sitúo con tanta gente. Hoy ella nos está grabando con la gopro. Atrás quedó esa niña de ojos azules con sonrisa eterna para dar paso a la más guapa de las pre-adolescentes.

Los Kms pasan, creo que vamos en el cuarto grupo y antes de iniciar la cuarta vuelta ya solo tenemos por delante a los 10 primeros. La verdad es que está siendo una bici fantástica y estoy un poco sorprendido de como anda la gente. Vamos en un grupo de unas 50-60 unidades. Hay que estar muy atentos e intentar llegar lo más delante posible a la T2. Si alguien se pregunta si me dolía la espalda… la respuesta es: No lo sé… jajajaja. Bastante tenía con respirar y dar pedales. 40 Km a 39 Km/h contando los giros del circuito no está nada mal.

Llego a boxes 2′ antes que el año anterior, lo que quiere decir que la bici ha sido espectacular. Ahora toca despejar dudas. Mi sector, el run. Aquí veremos si realmente estoy recuperado o no. Soy consciente que aún no estoy en los ritmos de antes de la lesión, pero un último test en pista con Juan Pedro Mora, Carles Montllor y Jaume Leiva completando un 5×1000 la peor en 3:06 min/Km me hace ser muy optimista.

Simón sale como un tiro y me saca 50 metros. Flipo!!!!!! A ese ritmo ya ha ganado la apuesta… jajajaja… y casi el triatlón. Pico el primer Km a 3:20 min/Km para poder pillarlo. No es la mejor manera de empezar los 10 Km, pero ya sólo quedan 9. Nos cantan que vamos 9º y 10º. Me pongo delante de él y le digo que tiramos un Km cada uno, pero yo voy un puntito más y poco a poco me voy distanciando. El cuerpo tiene memoria y aunque no es el ritmo que quería, pese a la calor, voy cómodo de 3:36-3.37 min/Km

A partir del Km3 ya es una carrera en solitario para intentar llegar lo más delante posible de la clasificación. Son dos vueltas de 5 Km. Empiezo la 2ª vuelta con los ánimos de Lucía, Silvia y Laia (estas dos últimas competirán en distancia sprint en pocos minutos) y me dicen que voy 7º. A partir de aquí y con muchísima gente ya corriendo no tengo referencias. Me cruzo con Laura que empieza a correr y me dice que va bien. Creo que todos los verdes están ya corriendo. Sigo a mi ritmo que ya no es tan vivo como al principio. Ya veo la meta a lo lejos… este es “mi momento”. Pienso en los últimos 9 meses, en todas las noches sin dormir, en las recaídas, en mi mal humor y las personas que han tenido que soportarlo. Pienso en todos los que me habéis dado ánimos de alguna manera. Pienso en mi entrenador y amigo Jaume Leiva que nunca ha dejado de creer en mí. Pienso en los mensajes diarios de Rubén, Simón y Oscar Segura. Pienso en la persona con la que más Kms he compartido y los seguiré compartiendo, Don Juan Pedro Mora que no me ha dejado solo ni un día. Pienso en mi familia y en todos los integrantes de mi equipo. Pienso en la que más culpa tiene de que hoy esté a punto de dejar atrás un infierno, mi pareja Laura. Pienso en mi padre que en pocos días hará 5 años que nos dejó. Pienso en mi espalda y que no me he acordado de ella en todo el fin de semana. Solo puedo decir GRACIAS!!!! No me creo que esté a punto de volver a cruzar la meta de un triatlón y encima con mi mejor resultado, un 5º puesto. Llego a la alfombra y me está esperando un rubia preciosa de 11 años para volver a cruzar la meta como en los viejos tiempos… inmortalizado por la gopro. FINISHER del JUST TRI TRIATLÓN 2017. Esta carrera es de todos los que no habéis dejado que tirara la toalla.

TODO LLEGA, TODO PASA Y… POR SUERTE NADA HA CAMBIADO!!!! JUANMI’S RETURN.

Felicidades a todos los finishers en especial a Jaume Leiva por su victoria y a Simón Jimenéz por 7º puesto (has sido un gran “rival”) y el resto de la mareaverde. En mi cabeza ya empiezan a sonar Valencia o Sevilla como posibles candidatas a intentar el soñado sub2h30′ en maratón.

Hoy toca felicitar de corazón a la organización por este gran evento. Sin duda espero volver muchos años. GRACIAS!!!!